Siete errores que nunca debes cometer en una casa pequeña 3 años ago

Siete errores que nunca debes cometer en una casa pequeña

Cuando nuestra casa es de tamaño reducido hay que saber sacarle el mayor partido al espacio del que disponemos para poder disfrutar de nuestros muebles y objetos personales, al tiempo que mantenemos un orden y una distribución de los mismos que no se coma la estancia o nos agobie. 


 

La clave para ello es encontrar un equilibrio entre funcionalidad y estética que, quizás en casas pequeñas, debe primar la primera sobre la segunda. No obstante, también los espacios reducidos guardan un encanto especial y se puede jugar con ello. Siempre habrá una forma de lograr un entorno acogedor y bonito que haga honor a la frase que dice que las mejores fragancias van en frascos pequeños.

Para ello proponemos seguir el esquema de las tres ‘P’: planificar, priorizar y potenciar.

Tienda de muebles en Salamanca

Planificar

Mide, dibuja, diseña y rediseña. Valora las instalaciones fijas de la casa y los límites estructurales y conviértelos en parte de la decoración.

Priorizar

Donde no hay espacio, debe haber cabeza. Entre una columna que forma parte del diseño estructural y una mesa preciosa que no encaja del todo, está claro qué es lo que puede quedarse y qué no. Pero no te preocupes, el mercado es inmenso y encontrarás otra mesa que te guste y, si no, siempre puedes invertir en ella y hacerla a medida, pintarla e incluso así, mejorarla. Busca muebles funcionales ante todo, cada milímetro es oro.

Potenciar

Existen muchos trucos para aprovechar la luz natural y el espacio. Piensa en vertical y aprovecha los metros de altura para crear distintas estancias, utiliza espejos que reflejen la luz y den profundidad y elimina los tabiques innecesarios: potencia las posibilidades de tu hogar.

Partiendo de esta triple regla y conociendo las posibilidades del espacio del que disponemos, el segundo paso es evitar los errores típicos de la decoración de interiores que puedan robarnos espacio. Si sigues la regla de las tres ‘P’ y evitas las siguientes situaciones los metros cuadrados no importarán.

Salón Comedor Muebles Julio García

Lo que nunca debes hacer

  1. Primar la estética a la funcionalidad

Sentimos que sea así pero si no sobra el espacio quizá una cómoda de diseño con un solo cajón deba ser sustituida por un armario con muchos compartimentos. No obstante, lo práctico no quita lo estético. El truco está en saber utilizar cualquier excusa como espacio de almacenaje mediante mobiliario abatible, ligero o flotante, canapés, cajoneras, etc. Nada debe encajar a la fuerza, sino adaptarse en armonía al resto de elementos que se disponen en el espacio.

  1. Combinar en exceso

No a los papeles de pared con el mismo estampado que el sofá y no a una habitación donde el protagonista sea un color que no sea el blanco. En la diferencia está el éxito y aunque no tienes por qué apostar por un estilo ecléctico si no te gusta, convertir el espacio en un lugar uniforme y monocolor limita tu creatividad y puede hacer que te aburras pronto.

  1. Olvidarse del vacío

El «horror vacui« es precioso en la decoración mudéjar, pero no en una casa que debe amueblarse para cumplir las funciones básicas porque un ambiente recargado es un ambiente que puede llegar a agobiar y nadie quiere que su hogar sea un lugar que se relacione con el estrés. Por ello saber que el vacío, como los silencios en la música en el momento adecuado, es muy importante para oxigenar el ambiente y permitir que destaquen el resto de objetos.

errores en decoración

  1. Cerrar las habitaciones

Si tienes poco espacio, perder más con puertas y muros no es una buena opción. Consigue estancias diáfanas aplicando el ‘open concept’, es decir, eliminando las barreras físicas entre estancias que puedan compartirse, como la cocina, el comedor y el salón, y consiguiendo así un espacio social único. Si quieres diferenciar las estancias puedes jugar con cortinas, biombos, alfombras, colores en los detalles o la pared o incluso puertas correderas.

  1. Tapar la luz

La luz es la mejor aliada para engañar a los ojos y dar una mayor sensación de amplitud. Fuera cortinas opacas y estores muy oscuros y aprovecha al máximo la luz natural.  Como inevitablemente no se puede disponer de ella todo el día, es importante planificar cuáles serán los puntos donde realicemos actividades importantes y con frecuencia, para iluminarnos con focos directos, además de la luz del techo.

  1. No aceptar el blanco como materia prima

Si te encanta el verde o tu color favorito es el naranja pueden ser los colores complemento para tu hogar en cojines, mantas o vajilla, pero no el principal. El color blanco es un color que genera limpieza visual y refleja la luz mejor que ninguno y la luz natural es, como hemos dicho, la mejor aliada frente a espacios reducidos.

Tienda de muebles y decoración es Salamanca

  1. Aplanar estancias

No son recomendables ni los muebles pegados a la pared ni desaprovechar el espacio vertical. Al contrario, hay que jugar con la profundidad y las alturas para aprovechar todas las dimensiones, sin olvidar la importancia del vacío ya mencionada, claro. Un ejemplo de ello sería dar un tono diferente de color, dentro de una gama suave, a alguna pared, mejor si es perpendicular a una ventana por la que entre mucha luz. Otra posibilidad es colocar espejos de forma estratégica para que reflejen la luz y ganar así profundidad. Por último, puedes colocar alfombras, cojines o mantas que contrasten con el blanco, para dar volumen y personalidad a la habitación.

Y si necesitas más ayuda para planificar la decoración de tu casa, ven corriendo a visitarnos. Te daremos los mejores consejos, por algo somos tu tienda de muebles de referencia en Salamanca.

 

¡¡Te esperamos!!

Imprescindibles para un dormitorio de estilo nórdico 3 años ago

 Imprescindibles para un dormitorio de estilo nórdico

Cuando llega al norte el invierno, las bajas temperaturas hacen que las horas de ocio y la vida social se concentren en torno al hogar. Por ello el estilo escandinavo apuesta por la calidez y la comodidad, es una forma de que el invierno no sea un impedimento para disfrutar del tiempo libre.


 

Sin embargo, no por ser funcional renuncia a una estética cuidada y elegante, conjugando materiales, tradición y modernidad de forma limpia y serena. Si estás buscando darle un toque sencillo, luminoso, confortable y con clase a tu dormitorio el estilo nórdico es una opción perfecta para ti, así que sigue con atención esta guía de imprescindibles del ‘nordic style’.

Sencillo, ligero, luminoso, funcional, cómodo, cálido, sereno, elegante. El estilo nórdico transmite

4-4

Los seis básicos

1- Luz. ¡Fuera las cortinas densas y los grandes revestimientos! Es hora de dejar pasar toda la luz. Un dormitorio bien iluminado parece de mayor tamaño e invita a pasar más tiempo en él, incluso despiertos. Puede ser una buena oportunidad para colocar un tocador, un sillón en el que leer o dedicar un rincón a esa actividad que tanto te gusta. Si no dispones de buena luz natural no te preocupes, llena el espacio con velas, ilumina tu mesilla de noche, aprovecha una bonita lámpara de techo o de pie.

2- Blanco. Es el protagonista indudable. Luz, ligereza, amplitud: el blanco lo consigue todo y es el lienzo perfecto para que destaquen otros detalles, como una planta, un espejo o un mueble con tonos algo más oscuros.

3- Contraste. Si algo curioso tiene este estilo es su predisposición para ser combinado con materiales y diseños opuestos, tradicionales y modernos, consiguiendo un equilibrio armónico. Así, por ejemplo, tu dormitorio puede incluir una mesilla de madera rústica y al mismo tiempo unos cojines con estampados geométricos en tonos pastel. Puedes darte un capricho con algún detalle en tonos más subidos, incluso con negro, un color que es tendencia este año 2017.

dormitorio estilo nórdico

4- Naturaleza. Son de sobra conocidos los verdes y asombrosos paisajes de los nórdicos. Su cultura aprecia mucho los espacios naturales y esto se refleja también en el hogar. Para dar vida a tu dormitorio no olvides colocar alguna planta sobre la mesilla, en un rincón o en alguna estantería. Notarás cómo aportan color y frescura a la estancia.

5- Colores suaves y neutros para personalizar. Para seguir el estilo nórdico es imprescindible respetar el color blanco, pero no por ello dejar de lado unas pinceladas de gusto personal. Una línea de tonos claros y neutros que mantendrán la serenidad en el ambiente y te permitirán también combinar a tu manera la decoración. Lo mejor en este caso es apostar por una paleta de colores cremas, pasteles,  grises o marrones muy suaves.

6- Decoración limpia, ligera y funcional. Con todos los detalles anteriores habrás conseguido un espacio muy luminoso y poco recargado en el que predominen la limpieza visual y la tranquilidad. Ahora es el turno de una de las características más importantes de esta clase de decoración: la comodidad y la practicidad en la distribución y selección de mobiliario. En el equilibrio estético que aporta la pureza de las líneas debe haber también una finalidad práctica: muebles modulares que se adaptan a los cambios en el hogar, asientos cómodos, camas amplias, espacios diáfanos… Todo aquello que, unido, haga que tu dormitorio sea el mejor lugar del mundo en el que estar.

tienda de muebles estilo nórdico

¿Quién dijo frío?

Que no sea habitual añadir tonos rojizos, anaranjados o amarillos no significa que la estancia transmita frialdad. Una de las formas por las que este tipo de decoración estilo nórdico apuesta para conseguir un ambiente cálido son las texturas, los materiales y las formas. No dudes en colocar a los pies de la cama una gran manta bajo la que olvidarse del frío exterior o una alfombra para que el primer contacto con el mundo al despertar no sea gélido sino acogedor.

Aunque el cristal y el metal se emplean a menudo en este estilo de hogar, es la madera (y cuanto más natural mejor) el material que marca la diferencia. Su efecto es doble: evoca el la naturaleza de la que hablábamos más arriba y aporta a la estancia ese toque hogareño que siempre tiene la madera.

tienda estilo nórdico

Detalles ‘muy’ escandinavos

Para rematar el ambiente norteño, estilo nórdico, aquí tienes una lista de detalles decorativos para que los combines a tu gusto. Eso sí, recuerda mantener la gama de colores para no robar luminosidad a la estancia.

  • Cuadros: puedes combinar varias fotografías en una esquina o un rincón enmarcadas en soportes de distintas formas y texturas o bien optar por un gran lienzo que gane el protagonismo de la sala.
  • Geometría: Triángulos, rombos, cruces, rayas, estampados de renos y montañas… Escoge los diseños que más te gusten y aplícalos donde quieras: cojines, alfombras, jarrones, cuadernos, mantas, tapicerías… Tú decides.
  • Velas: ¿recuerdas que la iluminación juega un papel muy importante? Pues además de la iluminación natural, de las lámparas y los focos puedes colocar algún candelabro o sencillamente unas velas distribuidas por la estancia. Son un detalle que combina a la perfección y transmite mayor calidez.  Puedes incluso darle un toque nuevo a tu dormitorio con unas velas aromáticas.

dormitorios estilo nórdico

Y como siempre te decimos, si quieres ver una gran muestra de dormitorios estilo nórdico, sólo tienes que acercarte hasta nuestra tienda. ¡¡Te estamos esperando!! Y recuerda, Muebles Julio García, es tu tienda de muebles de confianza.